Día Mundial del Ictus

Día Mundial del Ictus

El 29 de octubre se celebra el DÍA MUNDIAL DEL ICTUS y Mas Terapia se suma a las acciones de concienciación de esta patología con el propósito de mejorar la prevención y sensibilizar a la sociedad sobre la gravedad del infarto cerebral. El principal objetivo de este año es incidir en la necesidad de llevar a cabo actividades preventivas así como reconocer las señales de aviso de un posible ictus y la forma de actuar para evitarlo.

Un ictus constituye un trastorno brusco de la circulación cerebral que altera la función de una determinada región del cerebro. En nuestro país, el ictus es la segunda causa de muerte, primera entre las mujeres. Se trata también de la primera causa de discapacidad grave en el adulto. Se estima que un tercio de los pacientes que lo sufre, fallece. Afecta cada año a 120.000-130.000 españoles. De ellos, unos 80.000 fallecen o padecen una discapacidad. Actualmente, más de 300.000 españoles presentan alguna limitación en su capacidad funcional tras haber sufrido un ictus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé un incremento en su incidencia de un 27% hasta el 2025. Según datos de esta organización, las enfermedades cerebrovasculares agudas o ictus representan la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera de discapacidad física en las personas adultas y la segunda de demencia.

El tiempo juega un papel fundamental en el tratamiento de la enfermedad, es importante actuar rápidamente para reducir el riesgo de padecer secuelas o perder la vida, por ello es importante que aprendamos a conocer los síntomas:

  • Pérdida de fuerza repentina de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
  • Trastorno repentino de la sensibilidad, sensación de “acorchamiento u hormigueo” de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
  • Pérdida súbita de visión parcial o total en uno o ambos ojos.
  • Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse y ser entendido por quien nos escucha.
  • Dolor de cabeza súbito de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  • Sensación de vértigo, desequilibrio si se acompaña de cualquier síntoma anterior.

Asimismo, los neurólogos advierten que en el momento en que aparecen los síntomas es importante llamar al 112 o acudir al hospital más cercano con Unidad de Ictus. Además, recuerdan que aunque los síntomas desaparezcan a los pocos minutos, es importante ponerse en manos de neurólogos ya que puede ser la última oportunidad de prevenir un infarto cerebral mayor.

Conocer sus factores de riesgo y controlarlos es básico para ayudar a prevenir el ictus.

Los ictus se pueden prevenir. Algunos de los factores de riesgo, como la edad, antecedentes familiares, sexo y raza, no se pueden modificar. Sin embargo, otros  factores de riesgo si son modificables. Los más importantes son el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, consumo de drogas, la hipertensión arterial, tener niveles de colesterol elevados en sangre, la diabetes, la obesidad, la vida sedentaria, las dietas ricas en sal y en grasas y enfermedades del corazón, como la fibrilación auricular.

La prevención del ictus se basa en la identificación y corrección de estos factores de riesgo para evitar este accidente cerebrovascular cuando aún no ha ocurrido.

Mas terapia os deja una serie de recomendaciones para su prevención y tratamiento:

  • Andar y hacer ejercicio moderado y con regularidad.
  • Mantener una dieta sana y equilibrada baja en sal y grasas.
  • Beber alcohol con moderación. No más de dos vasos pequeños al día.
  • Realizar controles periódicos de peso, presión arterial, nivel de colesterol y azúcar, importantes para controlar los factores de riesgo como es la hipertensión arterial, la fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común en los adultos y una de las principales causas de ictus.
  • Mantener una presión arterial inferior a 135 de máxima y 85 de mínima.
  • Abandonar el tabaco.
  • Vacunarse contra la gripe.
  • Cuidar la dentadura y visitar al dentista.
  • Evitar el estrés.
  • Acudir rápidamente a un centro hospitalario con Unidad de Ictus en el caso de presentar síntomas sugestivos de un ictus (pérdida de visión, alteración del lenguaje, pérdida de fuerza o sensibilidad en las extremidades…) aunque éstos hayan tenido una corta duración. Es un aviso de que algo más definitivo puede ocurrir en breve.
  • Tras un ictus se deben realizar todas las medidas ya descritas pero, además, se debe seguir el tratamiento prescrito por el neurólogo (en muchos casos algunos de estos tratamientos serán para toda la vida).

Es muy importante conocer sus factores de riesgo y controlarlos para poder prevenir el ictus. Cada 6 minutos el Ictus mata a una persona en España. PREVENIR ES VIVIR!!!

 

Deja una respuesta