¿Qué hacer después de un ictus?

¿Qué hacer después de un ictus?

El ictus es la causa más frecuente de discapacidad en el adulto, con graves secuelas sensorio motoras (no siento mi cuerpo, siento mi cuerpo raro, no siento la mitad, lo siento demasiado, no puedo moverme como antes…), de comunicación (no entiendo lo que me dicen, no puedo expresar lo que me pasa, confundo las palabras…), de deglución (me atraganto cuando como, no puedo tomar líquidos… ), cognitivas (no me acuerdo de las cosas, no sé para qué sirven los objetos cotidianos…), entre otras. Secuelas que producen un fuerte impacto en la vida de la persona que lo sufre y en la de todas aquellas que están a su alrededor.

El cerebro sufre lesiones que le impiden funcionar con normalidad. Por este motivo, puede haber dificultades para hablar, usar las manos, comer, caminar, orientarse e incluso reconocerse a sí mismo.

Cada vez existe más conocimiento de los factores de riesgo, de los síntomas, de los signos de alarma y de cómo se puede actuar. Sin embargo, existe bastante desconocimiento de lo que hacer tras un ictus, de lo que ocurre después, del papel de la familia y el entorno y de cómo se puede ayudar.

Está demostrado que el cerebro es plástico, que tiene capacidad para reorganizar sus conexiones sinápticas, compensar las zonas dañadas y minimizar de esta forma las secuelas. Pero este proceso debe ser estimulado y guiado de manera precoz e intensiva para que sea eficaz.

Es muy importante la rehabilitación por profesionales especializados para potenciar la máxima recuperación en el menor tiempo posible. Además, la familia puede contribuir desde el principio a su recuperación si interviene de forma temprana y precoz, facilitando el progreso de la terapia.

Por tanto, la forma en la que la familia y el entorno se relacionan con la persona que ha sufrido un ictus es decisiva.

Con motivo del Día Mundial del Ictus, Mas Terapia te invita a leer la siguiente GUÍA DE CÓMO ESTIMULAR A SU FAMILIAR CON DAÑO CEREBRAL (pincha AQUÍ), realizada por la Fundación DACER que profundiza en todas las medidas que pueden adoptarse de forma sencilla para favorecer la recuperación y la plasticidad cerebral. Ofrece pautas que se pueden aplicar desde el principio, desde la propia estancia en el hospital y aporta conocimientos básicos de rehabilitación que facilitarán el progreso de la terapia especializada realizada por profesionales.

 

 

 

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. jose antonio

    tengo un ictus

Deja una respuesta