Párkinson y programa de ejercicios en el domicilio

Párkinson y programa de ejercicios en el domicilio

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurológico, crónico, neurodegenerativo que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva y afecta a más de 150.000 personas en España.

Su nombre viene de su descubridor, el paleontólogo y médico James Parkinson que fue el primero en describir esta enfermedad en 1817.

Cursa con un amplio abanico de síntomas, tanto motores (rigidez, lentitud de movimientos o falta de movimientos, alteración de la motricidad fina, micrografía, temblor en reposo, alteración de la postura, inestabilidad postural, entre otros) como no motores (como la depresión, ansiedad, cansancio, apatía, alteraciones cognitivas, trastorno del sueño, hipotensión ortostatica, disfunción sexual, estreñimiento, síntomas urinarios, disfagia, producción excesiva de saliva, síntomas sensoriales, etc.). Otra de las características de la enfermedad son las fluctuaciones motoras, ON- OF. Se considera que el paciente está en un período ON cuando hay un mejor control de los síntomas parkinsonianos y es posible una actividad motora normal. En cambio, el periodo o fase OFF se asocia con la reaparición de síntomas y con una función motora alterada.

No todos los síntomas aparecen en todos los pacientes y la evolución y progresión de la enfermedad es muy variable según los casos.

Las cuatro características claves de la EP incluyen el temblor, la lentitud de movimientos (bradicinesia), la rigidez e inestabilidad postural.

No todos los que padecen uno o más de estos síntomas tienen la enfermedad, los síntomas a veces aparecen también en otras enfermedades.

La padece tanto al sexo masculino como al femenino y afecta de diferente manera a las personas que la sufren. Es más frecuente en las personas mayores, afectando especialmente a las personas que se encuentran en el rango de edad de 40 a 70 años. Su evolución es variable, puede ser muy lenta es algunos pacientes y en otros puede evolucionar muy rápidamente.

No hay cura para la EP pero existen varias opciones de tratamiento (farmacológico, no farmacológico y quirúrgico) para minimizar los síntomas y mejorar la calidad de vida de  los pacientes como la de sus familiares.

Dentro de las Terapias No Farmacológicas, el ejercicio físico juega un papel importante en estos pacientes, constituyendo una parte fundamental del tratamiento en la EP. Diferentes estudios han demostrado que el ejercicio en las personas con Parkinson aporta beneficios complementarios al tratamiento farmacológico.

En este sentido, el ejercicio tiene el potencial de ayudar tanto a nivel motor (marcha, equilibrio, coordinación, movimientos, fuerza, masa muscular,  reduce el riesgo de caídas, etc.), como no motor (depresión, apatía, fatiga, ansiedad, insomnio, estreñimiento, etc.), y cognitivamente (aprendizaje y memoria). Asimismo, se ha demostrado que mejora las complicaciones secundarias a la inmovilidad, como son ciertos problemas cardiovasculares y la osteoporosis. Incluso, estudios señalan el rol preventivo del ejercicio físico, ya que este se ha asociado con un menor riesgo de desarrollar la EP, esencialmente debido a cambios neuroquímicos y neuroplásticos favorables. Sin embargo, aun se necesita más investigación para identificar la dosis, el tipo, la cantidad, los mecanismos y la duración óptima e ideal del ejercicio que provoque dichas mejoras.

Por todo lo comentado anteriormente, desde Mas Terapia recomendamos el ejercicio como parte de la neurorrehabilitación para esta enfermedad, recordando que los programas de ejercicio físico deben comenzar lo antes posible. Ahora bien, ni la edad, ni la etapa de la enfermedad, deben considerarse factores limitantes en la decisión de hacer ejercicio.

Desde Mas Terapia os animamos a llevar una vida activa, participando en las actividades de la vida diaria y practicando regularmente actividades aeróbicas y recreativas como caminar, bailar, nadar, bici estática,  entre otras. Además de llevar cabo un programa de ejercicios específicos (respiración, movilidad, estiramientos, postura, fortalecimiento, equilibrio, coordinación, marcha, cambios de posición) para mejorar las distintas alteraciones motoras que pueden presentarse en esta enfermedad. Estos ejercicios permitirán mantener una independencia en las actividades de la vida diaria de estas personas. Los ejercicios específicos van a ir encaminados a:

  • Mejorar la respiración.
  • Disminuir la rigidez.
  • Mantener o mejorar la movilidad y fuerza muscular.
  • Mejorar la postura, el equilibrio y la coordinación.
  • Facilitar y mejorar la marcha.
  • Facilitar los cambios de posición y los movimientos que hacemos en nuestra vida cotidiana para mantener o mejorar nuestra autonomía.

Los ejercicios deben realizarse diariamente, siempre en situación on, es decir, estando bajo el efecto de la medicación. Cada ejercicio debe repetirse varias veces, evitando siempre la fatiga, para ello deben realizarse diversas pausas dependiendo del grado de fatigabilidad de la persona que depende del estado de evolución de la enfermedad, edad y síntomas más incipientes. Deben realizarse a un ritmo lento y progresivo. Antes de empezar cualquier ejercicio debemos rectificar la postura en la medida de lo posible. En caso de inestabilidad y riesgo de caídas, deben realizarse bajo la vigilancia de otra persona o bien teniendo cerca algún punto de apoyo seguro.

Aprovechando que este mes es el Día Mundial del Párkinson desde Mas Terapia os proponemos una serie de ejercicios de movilidad para realizar en casa y que podéis incorporar a vuestra rutina. Irán destinados a reducir la rigidez, aumentar la flexibilidad, aliviar el dolor articular y a combatir los calambres. Os animamos a que los hagáis a diario y varias veces por semana!!!

Es importante que antes de empezar a practicar ejercicio físico regular consultéis a vuestro medico para descartar riesgos cardiovasculares, articulares, etc.

EJERCICIOS DE MOVILIDAD

Ejercicios de cabeza

Inclinación lateral (repetir 10 veces)

  1. Inspire.
  2. Espire mientras inclina la cabeza hacia un hombro.
  3. Vuelva a la posición de partida e inspire de nuevo.
  4. Espire al inclinar la cabeza hacia el otro hombro.

Rotación (repetir 10 veces)

  1. Inspire.
  2. Espire girando la cabeza hacia la derecha al máximo.
  3. Vuelva a la posición de partida e inspire de nuevo.
  4. Espire girando la cabeza hacia la izquierda al máximo.

Ejercicios de tronco

Rotación (repetir 10 veces)

  1. Siéntese en una silla con la espalda bien recta.
  2. Coja un bastón o el palo de una escoba y colóquelo a la altura de la cintura con los brazos estirados.
  3. Inspire.
  4. Espire llevando el bastón o el palo hacia la derecha girando la cabeza hacia el mismo lado.
  5. Inspire y lleve otra vez el bastón al centro.
  6. Repita el movimiento hacia el lado contrario.

Rotación (repetir 10 veces)

  1. Túmbese en el suelo boca arriba con las rodillas dobladas y los brazos en cruz.
  2. Inspire.
  3. Espire mientras lleva las rodillas hacia un lado hasta que toquen el suelo.
  4. Lleve otra vez las rodillas al centro e inspire.
  5. Repita el movimiento hacia el lado contrario.

Rotación combinada (repetir 10 veces)

  1. Túmbese en el suelo boca arriba con las piernas flexionadas.
  2. Entrecruce los dedos de las manos y diríjalos al techo con los codos bien estirados.
  3. Inspire.
  4. Espire llevando las rodillas hacia la derecha y las manos hacia la izquierda.
  5. Vuelva al centro e inspire.
  6. Repita el movimiento hacia el otro lado.

Flexión (repetir 10 veces)

  1. Siéntese en una silla con la espalda bien recta.
  2. Coja un bastón o el palo de una escoba con los brazos bien extendidos.
  3. Inspire y lleve el bastón o el palo hacia arriba todo lo que pueda.
  4. Espire y lleve el bastón o el palo hacia el suelo con los brazos extendidos flexionando la cintura.

Ejercicios de brazos

Flexión (repetir 10 veces)

  1. Siéntese en una silla con la espalda bien recta.
  2. Coja un bastón o el palo de una escoba con los brazos bien extendidos.
  3. Inspire y lleve el bastón o el palo hacia arriba todo lo que pueda.
  4. Espire y repose el bastón o el palo sobre las rodillas.

Flexión + rotación externa (repetir 10 veces)

  1. Inspire llevando el bastón o el palo de una escoba hacia arriba y atrás.
  2. Llévelo hasta la nuca si es posible, evitando bajar la cabeza.
  3. Espire estirando los brazos y bajando hasta la posición inicial con los brazos extendidos.

Extensión + rotación interna (repetir 10 veces)

  1. Coja el bastón o el palo de una escoba por detrás de la cintura con las palmas de las manos mirando hacia arriba.
  2. Inspire mientras separa el bastón o el palo de la espalda hacia atrás y arriba. No incline el cuerpo hacia adelante.
  3. Espire mientras baja el bastón o el palo a la posición inicial.

Combinado (repetir 10 veces)

  1. Sitúese de pie y coja por los extremos una toalla doblada. Suba un brazo llevándolo hacia atrás y doblando el codo. Deje que la toalla cuelgue por la espalda.
  2. Coja el extremo inferior con la otra mano girando el brazo hacia adentro y doblando el codo.
  3. Estire el codo del brazo superior flexionando a la vez el inferior y después a la inversa (consiste en simular el hecho de secarse la espalda).
  4. Repita cambiando los brazos de posición.

Trabajo dorsal (repetir 10 veces)

  1. Túmbese boca abajo con los brazos en cruz.
  2. Inspire despegando los brazos del suelo levantando también la cabeza hasta que note que las escápulas se juntan.
  3. Espire bajando los brazos lentamente.

Pronación-supinación (repetir 10 veces)

  1. Siéntese en una silla con la espalda bien recta.
  2. Coloque las palmas de las manos hacia abajo, sobre las rodillas.
  3. Voltee las manos, de forma que las palmas estén mirando hacia el techo.
  4. Varíe la velocidad en el movimiento de rotación de las manos durante los ejercicios.

Ejercicios de manos

Flexión y extensión de muñecas (repetir 10 veces con cada mano)

  1. Estabilice el antebrazo para aislar el movimiento de la muñeca.
  2. Coloque la palma de una de las manos hacia abajo.
  3. Mueve la mano hacia arriba y hacia abajo lentamente.
  4. Repita con la otra mano.

Rotación de muñecas (repetir 10 veces con cada mano)

  1. Estabilice el antebrazo para aislar el movimiento de la muñeca.
  2. Mueve una mano lentamente realizando círculos completos.
  3. Realice los círculos en ambas direcciones.
  4. Repita con la otra mano.

Trabajo con dedos (repetir 10 veces cada uno de los ejercicios con cada mano)

  1. Abra y cierre cada mano.
  2. Separe y una alternativamente los dedos de cada mano.
  3. Lleve cada dedo hacia el dedo pulgar de forma alterna. Repita con la otra mano.
  4. Varíe la velocidad del movimiento para promover una buena coordinación.

Ejercicios de piernas

Flexión de cadera (repetir 10 veces con cada pierna)

  1. Sitúese tumbado boca arriba con las piernas estiradas.
  2. Inspire y eleve una pierna estirada hacia arriba.
  3. Lleve la punta del pie hacia la nariz notando un estiramiento de la parte posterior de la pierna.
  4. Espire y vuelva a la posición inicial.
  5. Repita con la otra pierna.

Flexión de cadera + flexión de rodilla (repetir 10 veces con cada pierna)

  1. Sitúese tumbado boca arriba con las piernas estiradas.
  2. Inspire.
  3. Espire y flexione la pierna llevando la rodilla hacia el pecho ayudándose con las manos,
  4. Vuelva a la posición de partida.
  5. Repita el movimiento con la otra rodilla.

Bicicleta

  1. Túmbese boca arriba.
  2. Inspire.
  3. Espire flexionando la pierna y llevando una rodilla hacia el pecho y después la otra.
  4. Realice movimientos de pedaleo en el aire estirando las piernas lo máximo que se pueda.
  5. Repita durante 5 minutos.

Extensión de cadera (repetir 10 veces con cada pierna)

  1. Túmbese boca abajo.
  2. Inspire.
  3. Espire y eleve una pierna extendida hacia arriba.
  4. Vuelva a la posición inicial.
  5. Repita con la otra pierna.

Combinado (repetir 10 veces cada diagonal)

  1. Túmbese boca abajo con los brazos estirados hacia adelante.
  2. Inspire.
  3. Espire despegando del suelo el brazo izquierdo y la pierna derecha.
  4. Vuelva a la posición inicial.
  5. Repita con la otra diagonal (brazo derecho-pierna derecha).

Flexión de rodilla (repetir 10 veces con cada pierna)

  1. Túmbese boca abajo con los brazos extendidos hacia los lados dejando las palmas de las manos hacia arriba.
  2. Inspire.
  3. Espire doblando una rodilla, llevando el talón hacia las nalgas.
  4. Manténgalo estirado y vuelva a la posición de partida.
  5. Repita el movimiento con la otra rodilla.

Ejercicios de pies

Círculos con los tobillos (repetir 10 veces cada diagonal)

  1. Siéntese en una silla con la espalda bien recta.
  2. Extienda el pie derecho frente a usted.
  3. Mueve el pie en círculos lentos y completos.
  4. Repítalo en ambas direcciones.
  5. Repítalo con el otro pie.

Estos ejercicios no pretenden sustituir a un profesional. Por supuesto, la rehabilitación de un paciente de párkinson debe llevarla a cabo un profesional cualificado

Si queréis beneficiaros de un programa de ejercicios adaptado a vuestras necesidades, en vuestro domicilio, no dudéis en contactar con Mas Terapia. Los talleres son prácticos y van destinados a afectados de párkinson, cuidadores y  familiares.

En Mas Terapia creemos que es importante la formación al cuidador y familiar para que proporcionen la ayuda necesaria durante sus actividades en el domicilio, facilitando las actividades básicas de la vida diaria, la marcha, los cambios de posición, transferencias, el ocio, etc., con el objetivo de conseguir la mayor autonomía e independencia de la persona, con una adecuada realización de las actividades de la vida diaria. En definitiva, mejorar la calidad de vida de la persona afectada,  retrasando durante el mayor tiempo posible los efectos de la enfermedad.

Infórmate sin ningún tipo de compromiso!!!

Nos despedimos con el lema del Día Mundial del Párkinson 2015, que se celebra el 11 de abril « Si quieres bailamos. La música nos pone ON”.

 

Deja una respuesta