Alzhéimer: 10 signos de alarma

Alzhéimer: 10 signos de alarma

El alzhéimer comienza a causar estragos en el cerebro mucho antes de que ni siquiera el enfermo pueda sospechar nada y avanza lentamente durante años hasta que florece la demencia.

Es en verano cuando solemos pasar más tiempo con nuestra pareja, familiares y amigos y a veces es cuando nos percatamos de que algo no va bien pero la negación de una posibilidad muy temida hace que se retrase la consulta con el médico. Así, los síntomas de demencia se van haciendo más pronunciados hasta que la necesidad de un diagnostico se hace presente.

Desde Mas Terapia os dejamos los 10 signos de alarma de la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia que ha creado La Alzheimer’s Association. Así como algunos ejemplos de cambios típicos relacionados con la edad.

Cada individuo puede experimentar una o más de estos signos, no es necesario que se den todos. Los 10 signos de alarma son los siguientes:

 1. Cambios de memoria que afectan a la vida cotidiana. Una de las manifestaciones más comunes del alzhéimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También es frecuente no recordar fechas o eventos importantes, repetir la misma información, depender de sistemas de ayuda para la memoria o de familiares para hacer las cosas que antes uno hacía solo.

Olvidar de vez en cuando nombres o citas y recordarlas posteriormente son cambios típicos relacionados con la edad.

2. Dificultad para planificar y resolver problemas. Algunas personas ya no pueden planificar como antes o seguir un plan. Pueden tener dificultad en seguir los pasos de una receta, en manejar las cuentas mensuales o en como utilizar el transporte público para un determinado itinerario. También pueden tener problemas para concentrarse o pueden tardar más tiempo en hacer tareas.

Presentar fallos de vez en cuando al sumar y restar son cambios típicos relacionados con la edad.

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre. Pueden tener dificultades para completar las tareas cotidianas, pueden tener problemas para llegar a un lugar donde solían ir siempre, administrar presupuestos en el trabajo o recordar las reglas de un juego al que han jugado desde siempre.

Necesitar ayuda de vez en cuando para usar el microondas o grabar un programa de televisión son cambios típicos relacionados con la edad.

4. Desorientación en tiempo y lugar. Olvidan con frecuencia las fechas, las estaciones del año y el paso del tiempo.  No pueden gestionar bien su agenda y pueden preguntar reiteradamente en qué día u hora estamos. Pueden no recordar dónde se encuentran o cómo llegaron hasta allí. Esto hace que puedan perderse por la calle, incluso en su propio barrio.

La diferencia con los cambios asociados a la edad es que la confusión dura un rato y luego lo recuerdan. Por ejemplo, confundirse sobre el día de la semana pero darse cuenta después es un cambio típico relacionado con la edad.

5. Dificultad para comprender imágenes visuales y relacionar objetos en el entorno. Pueden tener dificultades para leer, analizar las distancias, comprender significados simbólicos, como el de los colores de los semáforos, así como para determinar un color o el contraste. Pueden tener problemas de percepción y pasar por delante de un espejo y no darse cuenta que lo que ven es su propio reflejo.

Presentar cambios en la vista, por ejemplo, tener cataratas son cambios típicos relacionados con la edad.

6. Problemas nuevos en el lenguaje oral y escrito. Pueden tener dificultades para seguir o participar en una conversación. Es posible que en medio de la charla se detengan y se olviden de lo que iban a decir, o repitan muchas veces lo mismo. A veces no encuentran la palabra correcta, el vocabulario apropiado o llaman cosas por un nombre incorrecto.

Tener dificultad a veces para encontrar la palabra exacta al hablar es un cambio típico relacionado con la edad.

7. Colocar objetos fuera de su lugar habitual y ser incapaces de recuperarlos. Pueden colocar cosas fuera de lugar y no ser capaces de recordar los pasos que han seguidos para poder encontrarlas . Si la persona no es capaz de deducir en qué lugares ha podido dejarlo, habrá que preocuparse. A veces acusan a otros de robarles. Esto puede ser más frecuente con el avance de la enfermedad.

Colocar cosas, de vez en cuando, en un lugar equivocado son cambios típicos de la edad.

8. Disminución o falta de juicio para tomar decisiones. Pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a alguien que quiera venderles algo o puede ser que presten menos atención a su aseo y cuidado personal.

Tomar una mala decisión de vez en cuando es un cambio típico relacionado con la edad.

9. Perdida de iniciativa a la hora de tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales. Pueden percibir sus fallos y angustiarse ante la imposibilidad de controlar su vida como antes, así que para encubrirlos, se van aislando es si mismos. Poco a poco pueden empezar a perder la iniciativa para realizar pasatiempos, actividades sociales, para involucrarse en proyectos del trabajo o para practicar deportes.

Estar a veces cansado de las obligaciones del trabajo, de familia y sociales son cambios típicos relacionados con la edad.

10. Cambios en el humor o en la personalidad. Pueden convertirse en personas confundidas, recelosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. También pueden tender a enfadarse más fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde se encuentran fuera de su ambiente. A veces la irritabilidad, las sospechas de robo y los cambios de carácter son lo primero que aparece.

Desarrollar maneras muy específicas de hacer las cosas y enojarse cuando la rutina es interrumpida son cambios típicos relacionados con la edad.

Si nota alguno de estos signos, consulte con su médico.

Mas Terapia os desea un feliz verano!!

 

Deja una respuesta